Inicio Va de cine ¿Pueden los hijos denunciar a los padres por haberles dado la vida?
España   Catalunia

¿Pueden los hijos denunciar a los padres por haberles dado la vida?

Filosofía del antinatalismo

Imagen: Zain, el protagonista principal, junto a Yonnas, un bebé de origen etíope que le acompaña en su sobrevivencia por las calles de Beirut. Fuente: Sony Pictures, escena de la película Cafarnaúm (2018).

 

Hasta la fecha, no hay precedentes legales sólidos que respalden demandas exitosas de este tipo

La mayoría de los sistemas legales en el mundo no contemplan la posibilidad de que alguien pueda demandar a sus padres simplemente por haberlo concebido y dado a luz. Los argumentos en este tipo de demandas suelen basarse en conceptos filosóficos más que en bases legales sólidas. Los defensores del antinatalismo sostienen que, dado que los futuros hijos no pueden consentir su propio nacimiento, es éticamente incorrecto imponerles la vida y sus inevitables sufrimientos.

La película Cafarnaúm (título original, Capharnaümaka) del año 2018, dirigida por Nadine Labaki, una actriz y directora libanesa con premios internacionales, describe el corto pero azaroso camino de vida que llevó a Zain, un niño de 12 años, a demandar a sus padres por haberle dado la vida. La película es terriblemente descriptiva y marcada por la línea documental muestra las condiciones de vida de un niño en un barrio de extrema pobreza en el Líbano. La falta de cuidado y protección de los padres que venden a las hijas en cuanto tienen la primera regla y obligan a trabajar a los hijos varones en cualquier cosa provoca que sus hijos no tengan ni siquiera identidad administrativa reconocida, no pueden ser atendidos sanitariamente y, en definitiva, no existen en la sociedad.

Cartel de la película distribuida por Sony Pictures y disponible en plataformas de cine.

Cartel de la película distribuida por Sony Pictures y disponible en plataformas de cine.

Más allá de la ficción, existe un caso de denuncia real de un hijo hacia sus padres: el de Raphael Samuel, un hombre de la India que, en 2019, anunció su intención de demandar a sus padres por haberlo traído al mundo sin su consentimiento (Mandeley, 2019). Samuel es un defensor del antinatalismo, una filosofía que argumenta que es moralmente incorrecto traer a nuevos seres al mundo debido a la inevitable experiencia de sufrimiento. Según la documentación que existe sobre este caso, el joven Samuel los denunció con 29 años de edad y la denuncia fue tomada como un reto jurídico por sus progenitores, ambos abogados, por lo que no tendría una relación directa con la negligencia parental real.

Hace unas semanas, publicamos un artículo sobre la responsabilidad de los padres ante los actos delictivos de sus hijos menores, circunstancia para la que sí existen sentencias condenatorias en varios países, incluido España. No obstante, el derecho a la vida y la protección de la familia son principios fundamentales en muchos sistemas legales que contravienen la base filosófica del antinatalismo, por consiguiente, será difícil que existan casos jurídicos en que se acuse a los padres por haber traído al mundo a un hijo.

La filosofía del antinatalismo

El antinatalismo es una corriente filosófica que sostiene que procrear es moralmente incorrecto. Los antinatalistas argumentan que traer seres al mundo es condenarlos inevitablemente al sufrimiento, y que, por lo tanto, sería mejor abstenerse de tener hijos. La figura más prominente de esta corriente es David Benatar (Sudáfrica, 1966), doctor en Filosofía, profesor de Filosofía en la Universidad del Cabo (Sudáfrica). Es conocido por defender ideas como que los seres humanos somos una especie sin un «propósito cósmico», condenada al sufrimiento, y se refiere a la humanidad como «una estafa piramidal». Su libro más conocido es Better Never to Have Been: The Harm of Coming into Existence, solo disponible en inglés.

Más allá de la jurisprudencia y la filosofía, en esta sección hablamos de cine y de películas. Personalmente recomiendo la visión de Cafarnaúm, aunque advierto que puede ser hiriente para sensibilidades poco acostumbradas a algunas realidades sociales. La película tuvo diversos reconocimientos en premios cinematográficos internacionales durante el año 2018, como en los Premios Oscar: nominada a Mejor película de habla no inglesa; Festival de Cannes: Premio del Jurado, sección oficial a concurso; Globos de Oro: nominada a Mejor película de habla no inglesa; Premios BAFTA: nominada a Mejor película en habla no inglesa; y Critics Choice Awards: nominada a Mejor película de habla no inglesa; entre otros.

El personaje principal de la película es Zain, nombre del personaje de ficción y también del actor, que nació en Daraa (Siria) en 2004. Antes de que su familia se mudara al Líbano en 2012, vivió como refugiado sirio y creció en los barrios humildes de Beirut con sus padres durante ocho años. Zain era analfabeto durante la filmación de la película Cafarnaúm (2017-2018). Antes de esta película no había tenido ninguna experiencia previa como actor. En noviembre de 2018 la directora de la película, Nadine Labaki, explicó la verdadera situación de Zain y afirmó: «Finalmente, hoy tiene un pasaporte noruego y se ha establecido en Noruega; está allí desde hace tres o cuatro meses. Ha estado asistiendo a la escuela por primera vez en su vida, aprendiendo a leer y escribir. Ha recuperado su infancia jugando en un jardín; y ya no juega con una navaja o en el basurero». Zain Al Rafeea comenzó a ir a la escuela en Hammerfest (Noruega), un sueño que se menciona en la película por medio de otra niña de las calles. Un sueño que se ha podido hacer realidad.

La película también habla de forma transversal sobre la inmigración ilegal y los refugiados políticos, así como sobre el papel de la mujer y los niños en esas situaciones

Fuentes:

Mandeley, R. (2019). Indian man to sue his parents - for giving birth to him. [canal YouTube Talk TV] https://youtu.be/1GUadiGtTfw?si=pT_Q1H3xFD_h9DFU

Sin Comentarios

Escribe un comentario

Tu correo electrónico no se publicará